Tubacex cierra los nueve primeros meses con unas pérdidas de 13 millones

0
28

Dice que el ajuste del 20% de su plantilla es necesario para «garantizar la rentabilidad»

   Tubacex ha cerrado los nueve primeros meses del año con unas pérdidas netas atribuidas de 13 millones de euros, frente a los 7,2 millones de beneficio del mismo periodo del año anterior, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

   Hasta septiembre, sus ventas han sido de 389,6 millones, lo que supone un 18,2% menos que en el mismo periodo del año pasado, y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 26,4 millones de euros, un 42,9% menos, con un margen del 6,8%.

   En términos de liquidez, la caja del grupo asciende a 170,5 millones de euros a los que hay que añadir 66,4 millones de líneas de crédito no dispuestas, lo que supone una liquidez conjunta a 30 de septiembre de 2020 de 236,9 millones de euros, superior a los 216 millones a 31 de diciembre de 2019.

   Según ha señalado la empresa, la «incertidumbre» económica causada por el coronavirus está «ralentizando» la toma de decisiones de inversión, provocando una caída en la demanda en los sectores a los que se dirige Tubacex.

   Se trata, según ha indicado la firma, de unos resultados «afectados por el entorno macro y sanitario mundial», y, como ya ocurrió en los resultados del primer semestre, «muy por debajo de las perspectivas que tenía el grupo al comienzo del año».

   Para combatir el impacto de la actual situación de mercado, la compañía ha puesto en marcha un plan de acción con un ajuste pormenorizado de los costes en todos los niveles, que contempla tres ejes: costes, financiero, comercial.

  HASTA 25 MILLONES DE AHORRO

   El eje de adecuación de costes busca unos ahorros de entre 20 y 25 millones de euros mediante un «riguroso» plan de ajuste a todos los niveles. Entre las medidas adoptadas se encuentra el ya anunciado plan de reestructuración que afectará aproximadamente al 20% de la plantilla, «necesario para garantizar la rentabilidad del grupo».

   Tubacex ha indicado que los resultados de los primeros nueve meses del año incorporan ya gran parte del coste asociado a esta reestructuración, que se encuentra «muy avanzada y solo pendiente del ajuste de las plantas españolas, con un componente también estructural», que la compañía espera poder finalizar completamente en el corto plazo.

   El eje de fortalecimiento financiero busca asegurar la liquidez y la solvencia de la compañía. Tubacex ha precisado que este planteamiento, «ya finalizado con éxito», ha permitido reestructurar completamente la deuda financiera, diversificándola, alargando sus plazos de vencimiento, y garantizando la liquidez de la compañía a corto y medio plazo.

   En el marco de la reestructuración ya ejecutada como respuesta a la Covid-19, Tubacex ha formalizado 60,5 millones de euros en préstamos a cinco años con un año de carencia, mediante un acuerdo marco con 11 entidades financieras con el apoyo del ICO. Simultáneamente ha renegociado a largo plazo sus líneas de crédito a corto por importe de 78 millones de euros en plazos que van desde los 2 a los 5 años, con el apoyo tanto del ICO como de Cesce. Más del 43% de este importe está firmado a un plazo de cinco años.

  CONTRATOS

   Respecto al eje centrado en la firma de «relevantes» contratos plurianuales, el objetivo consiste en mantener y reforzar el posicionamiento comercial del grupo para poder aprovechar la vuelta del mercado cuando esta se produzca. Esta recuperación permitiría, según la compañía, formalizar la firma de importantes contratos con una vinculación plurianual en línea con los últimos acuerdos formalizados en la entidad a pesar de la actual situación de mercado.

   Según el consejero delegado de Tubacex, Jesús Esmorís, «los esfuerzos en el área comercial están permitiendo negociar y firmar, incluso en un momento tan complicado de mercado como el actual, contratos que nos vinculan a largo plazo con los principales usuarios finales de nuestros productos de mayor valor añadido».

  SOLVENCIA FINANCIERA

   Tubacex ha destacado que cuenta con una «gran solvencia» financiera y con la caja para cubrir todos los vencimientos de préstamos hasta bien entrado el año 2024. En términos de liquidez, la caja del grupo asciende a 170,5 millones de euros a los que hay que añadir 66,4 millones de líneas de crédito no dispuestas. Esto supone una liquidez conjunta a 30 de septiembre de 2020 de 236,9 millones de euros, superior a los 216 millones a 31 de diciembre de 2019.

   La cifra de capital circulante se sitúa en 215,0 millones de euros, lo que supone un aumento de 27,8 millones con respecto al cierre de 2019, pero se trata de un incremento «puntual y coyuntural que se debe a los distintos ritmos de reducción del activo y el pasivo circulante». No obstante, la corporación ha indicado que la tendencia para los próximos trimestres es hacia «la reducción progresiva de su importe neto adaptándose a los niveles de actividad de la compañía».

   La deuda financiera neta del grupo asciende 293,7 millones de euros y el ratio de apalancamiento se sitúa en 6,2 veces el Ebitda. Destaca que el 76% de la deuda financiera bruta está clasificada a largo plazo frente al 58% correspondiente al cierre de 2019. Asimismo, al ser Tubacex un grupo integrado que trabaja bajo pedido, el capital circulante representa el 73,2% de la deuda, por lo que la deuda financiera estructural de la compañía sin incluir el circulante se sitúa en 78,8 millones de euros frente a los 66,3 millones de euros a cierre de 2019.

  PERSPECTIVAS FUTURAS

   En cuanto al futuro, la empresa ha señalado que se hace «imposible» predecir cuál va a ser la evolución de la actividad mundial condicionada por la evolución del virus». Ante esta situación, el Grupo Tubacex se fija como objetivo fundamental «la no destrucción de caja a nivel operativo, con el mantenimiento de un flujo de caja operaciones igual a cero, manteniendo la deuda financiera neta en niveles similares a los de años anteriores».

   «A corto plazo, sabemos que estamos atravesando uno de los periodos más exigentes y desafiantes de la historia. La incertidumbre y la alta volatilidad en todos los mercados van a ser nuestro día a día en los próximos meses y trimestres. Por eso, desde Tubacex, nos estamos adaptando. Estamos haciendo nuestros ajustes internos para garantizar y preservar la rentabilidad de la compañía», ha manifestado Esmorís.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here