Cantabria lidera el aumento del paro en el segundo trimestre con 10.900 parados más

0
101

Lo que ocurre en Cantabria es que el «escaso» paro «numérico» e incremento que se produce tiene un efecto multiplicados atendiendo a nuestro escaso tejido industrial productivo y a la caída del sector servicios

   No obstante, la tasa de paro en Cantabria se sitúa en el 13,76% y sigue por debajo de la media del país, que es del 15,33%.

   En España, el paro subió en 55.000 personas en el segundo trimestre del año, lo que supone un 1,6% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 1.074.000 puestos de trabajo (-5,4%), su mayor retroceso de la serie histórica, iniciada en 1976, reflejando así el impacto de la crisis sanitaria y del estado de alarma, que afectó prácticamente a todo el periodo de abril-junio.

   El dato de paro registrado durante estos tres meses es el peor en un segundo trimestre desde 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas, mientras que el descenso de la ocupación ha superado todos los registros de la crisis de 2008.

   El dato de paro registrado durante estos tres meses es el peor en un segundo trimestre desde 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas, mientras que el descenso de la ocupación ha superado todos los registros históricos de la EPA, incluidos de los de la crisis de 2008.

  OCUPADOS

   Entre abril y junio de este año el número de ocupados cántabros se situó en 220.200, lo que supone 19.000 menos que al término del trimestre anterior, un descenso del -7,95%, superior al medio (-5,46%), al perderse en España 1.074.000 puestos de trabajo, lo que sitúa la población ocupada en algo más de 18,6 millones.

   Y en comparación con el mismo trimestre de 2019, el número de ocupados bajó en 24.400 personas en la región, un -9,97%, también por encima de la media (-6,05%).

  ACTIVOS

   Por su parte, la población activa en Cantabria cayó en 13.700 personas de abril a junio, al contabilizar 255.300, un -5,9% menos que en el trimestre anterior. En el conjunto del país se perdieron más de un millon de personas activas, con un descenso del -4,43%.

   También en términos interanuales cayó el número de activos, en este caso en 13.400 personas, lo que supone un -5% menos, algo por encima de la media nacional que registró una bajada del -4,6%.

  HOMBRES Y MUJERES

   De las 220.200 personas ocupadas en Cantabria, la mayoría, 120.900, eran hombres y las 99.300 restantes, mujeres. La tasa de actividad de los primeros es del 58,43% y la de las segundas del 45,11%, es decir, más de diez puntos inferior. La tasa de actividad media se situó en el 51,55%, inferior a la española (55,54%).

   Sin embargo, el número de hombres en desempleo es ligeramente superior al de mujeres, 19.000 frente a 16.100, si bien la tasa de paro de los primeros es del 13,61 y la de las segundas del 13,95.

  NACIONAL

   A nivel nacional, al finalizar junio el número total de parados se situó en 3.368.000, su mayor cifra desde el segundo trimestre de 2018, en tanto que el número de ocupados bajó hasta 18.607.200 personas, el menor desde el primer trimestre de 2017.

   La tasa de paro, por su parte, escaló nueve décimas, hasta el 15,33%, la más elevada desde el primer trimestre de 2018. Estadística recuerda que en el más de un millón de empleos perdidos entre abril y junio no se incluye a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) de suspensión de contrato, ya que la metodología EPA los considera ocupados.

   En cambio, señala el INE, la suspensión o la reducción de jornada de los trabajadores afectados por un ERTE, junto con la influencia de otros tipos de ausencias al trabajo, sí ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 22,5% respecto al primer trimestre del año. Esto se debe a que más de 4,7 millones de ocupados no trabajaron en la semana anterior a la entrevista de la EPA, un dato sin precedentes.

   Con ello, el número de ocupados que efectivamente trabajó entre los meses de abril y junio fue de 13.901.000 personas, el equivalente a poco más de un tercio de la población de 16 y más años.

   En cuanto al aumento del paro en 55.000 personas entre abril y junio, el INE señala que no todos los que perdieron su empleo en este periodo pasaron a clasificarse como parados, pues una parte considerable pasaron a considerarse inactivos.

   Esto explica el significativo aumento de los inactivos durante el segundo trimestre, con 1.062.800 personas más, máximo de la serie. Así, el total de inactivos alcanzó a cierre de junio la cifra de 17.588.700 personas, la más elevada desde 1976.

   Este incremento de la inactividad se debe fundamentalmente a que el confinamiento y el cierre de empresas impidió a 1.628.500 personas buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar. «Por ello, no han podido cumplir todas las condiciones que la definición OIT exige para ser clasificado como parado y han quedado clasificados como inactivos», precisa Estadística.

   La destrucción de empleo registrada entre abril y junio se concentró en el sector privado, que perdió 1.052.000 empleos (-6,4%), su mayor descenso de la serie, en tanto que el sector público registró 22.000 puestos de trabajo menos, un 0,7% menos respecto al trimestre anterior.

   El número de ocupados a tiempo completo se redujo en 711.900 personas entre abril y junio (-4,2%), mientras que los asalariados a tiempo parcial bajaron en 362.100 (-12,7%).

   En el último año el paro ha aumentado en 137.300 personas, un 4,2%, lo que supone el mayor repunte interanual desde el segundo trimestre de 2013.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here