El BCE teme una reedición de la crisis de la deuda soberana por la respuesta de los países a la pandemia

0
116

La pandemia ha acentuado debilidades ya presentes en el sistema financiero

   El impacto de la pandemia de Covid-19 ha amplificado en gran medida debilidades que ya estaban presentes en el sector financiero, así como en algunas empresas y emisores soberanos altamente endeudados, según ha señalado el Banco Central Europeo (BCE), que advierte de que el incremento de la deuda pública a raíz de la respuesta de los gobiernos a la crisis puede reactivar las presiones sobre la deuda soberana de los emisores más vulnerables.

   «La pandemia ha causado una de las contracciones económicas más pronunciadas en la historia reciente, pero las medidas de gran alcance han evitado un colapso financiero», ha declarado el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, en la presentación de la actualización del Informe de Estabilidad Financiera.

   «Sin embargo, será necesario abordar las repercusiones de la pandemia en las perspectivas de rentabilidad bancaria y las finanzas públicas a mediano plazo para que nuestro sistema financiero pueda continuar apoyando la recuperación económica», ha agregado.

   En este sentido, la institución destaca la implementación de paquetes de medidas fiscales por los distintos países de la zona euro con el fin de amortiguar las consecuencias económicas de la pandemia para los hogares y las empresas, señalando que dichas acciones pueden apoyar la recuperación de la economía y aliviar la situación de las empresas en dificultades de liquidez.

   Sin embargo, el BCE alerta de que, de cara al futuro, «el aumento asociado en los niveles de deuda pública también podría desencadenar una reevaluación del riesgo soberano por parte de los participantes del mercado y reactivar las presiones sobre los soberanos más vulnerables».

   «Una contracción económica más severa y prolongada de lo previsto, si se combina con unos mayores costes de financiamiento soberano para algunos países de la zona del euro y la materialización de pasivos contingentes, correría el riesgo de colocar en una senda insostenible la relación deuda pública/PIB de países ya muy endeudados», añade.

  MENOS RENTABILIDAD PARA LOS BANCOS.

   Por otro lado, el banco central advierte de que la rentabilidad de los bancos de la zona euro, será en 2020 «significativamente inferior» al nivel anterior a la pandemia como reflejo de los cambios en la evolución de los beneficios de las empresas y la mayor debilidad en la generación de nuevo negocio, así como de la caída a mínimos de la valoración de las entidades y el incremento de sus costes de financiación a pesar del incremento sustancial de capital y liquidez desde la última crisis financiera.

   En este sentido, el BCE considera que las entidades de la eurozona deberían beneficiarse de la acción de las autoridades prudenciales para aliviar los requisitos de capital y otorgarles una mayor flexibilidad operativa para mantener el flujo de crédito a la economía.

   Además, la Supervisión Bancaria del BCE recomendó que los bancos se abstengan temporalmente de pagar dividendos o recomprar acciones, fortaleciendo su capacidad para absorber pérdidas y evitar el desapalancamiento.

   «Se espera que estas medidas de capital permanezcan vigentes hasta que la recuperación económica esté bien establecida», recuerda el BCE.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here