Bruselas estima que el PIB la eurozona se contraerá entre un 5% y un 10% en 2020 por el Covid-19

0
73

La Comisión Europea estima que la economía de la eurozona se contraerá entre un 5% y un 10% este año como consecuencia de las medidas de confinamiento adoptadas para detener la propagación del coronavirus y defiende una respuesta «ambiciosa y firme» que evite un incremento de las divergencias en el bloque.

   Así lo han asegurado el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, y el comisario de economía, Paolo Gentiloni, ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en la que también han avanzado que presentarán este martes normas que permitan a la banca expandir el crédito a hogares y empresas.

   Bruselas revisará sus previsiones económicas el próximo jueves, 7 de mayo, y estas irán en línea con el último cálculo del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una caída del PIB de la zona euro del 7,5% para este año.

   Dombrovkis ha advertido de la «incertidumbre» que todavía rodea el horizonte económico, puesto que la contracción del PIB de la eurozona dependerá «en gran medida» de la duración del confinamiento decretado y la recuperación posterior a medida que se levantan «gradualmente» las restricciones a la libertad de movimientos.

   Sin embargo, el comisario Gentiloni ha asegurado que es «inevitable» una «profunda recesión» en la eurozona que será incluso «peor que la de la crisis financiera». El problema, a juicio del italiano, es que el `shock` es «simétrico y externo», pero golpeará a unos socios europeos más que a otros tanto en términos de PIB como de destrucción de empleo.

   Esto, unido a que hay países que tienen menos margen para adoptar estímulos masivos, «pone en riesgo» el funcionamiento del mercado único, han advertido tanto Dombrovskis como Gentiloni, que defienden en consecuencia la necesidad de poner en marcha un plan de recuperación «ambicioso y fuerte».

  PLAN DE RECUPERACIÓN

   La Comisión Europea sigue trabajando en los detalles de este fondo de recuperación, que estará vinculado al Marco Financiero Plurianual (MFF) para el periodo 2021-2027. La intención de Bruselas es que este plan movilice alrededor de 1,5 billones en inversiones y que parte de esta cifra se financie a través de emisión de deuda europea.

   Sin embargo, ni Dombrovskis ni Gentiloni han querido dar detalles sobre cuánto dinero pretende el Ejecutivo comunitario captar en los mercados ni tampoco sobre cuánta parte se dirigirá a los países en forma de préstamos y cuánta en forma de subvenciones no reembolsables, como pide España.

   «Todavía estamos trabajando en las modalidades exactas de financiación. Cuestiones como cuánto dinero vendrá del aumento en el techo de recursos propios o los porcentajes en subvenciones o en préstamos todavía las estamos estudiando», ha zanjado el vicepresidente económico de la Comisión.

   En cualquier caso, el letón ha remarcado que la emisión de bonos de recuperación por parte de la Comisión Europea no supone la mutualización de la deuda ya existente. Dombrovskis ha indicado que los Estados miembros están de acuerdo con esta solución y han pedido a Bruselas que trabaje en ella.

   Por otro lado, el máximo responsable económico del Ejecutivo comunitario ha confirmado que una de las ideas para construir el fondo de recuperación pasa por reforzar el presupuesto de la eurozona (BICC, por sus siglas en inglés), la herramienta presupuestaria recientemente creada por los países de la moneda única

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here