La reforma laboral de Rajoy no será anulada, dice Sanchez

0
20

Apuesta por revertir facilidades dadas al empresario para cambiar condiciones del contrato y «reequilibrar» la negociación colectiva

   El PSOE justifica no plantear la derogación de la reforma laboral de Mariano Rajoy de 2012, en contra de lo que prometió el hoy presidente Pedro Sánchez cuando estaba en la oposición, para «no volver al vacío jurídico», y frente a ello, plantea «una propuesta constructiva» respaldada por «una mayoría social y política lo más amplia posible» y que «vaya más allá de 176 diputados», en referencia a la mayoría absoluta en el Congreso.

   Así lo manifiesta el responsable económico del Comité de Estrategia del PSOE, Daniel Fuentes, que en una entrevista concedida a Europa Press reivindica un nuevo Estatuto de los Trabajadores «fruto del diálogo social» y con «un fundamento que vaya más allá de 176 diputados», con «sindicatos, patronal y una mayoría social y política lo más amplia posible».

   «Cuando uno habla de consenso no puede hablar de máximos, tienes que hablar de cesiones. A ver cómo cedemos las partes del juego para que lo que se construya tenga una duración», añade Fuentes, que cree que tener un acuerdo suficiente pero no tan amplio «no garantiza que ese nuevo ordenamiento jurídico vaya a persistir en el tiempo».

   «Lo que llevamos en el programa electoral es derogar aspectos lesivos y tiene una explicación. No podemos volver al vacío jurídico de derogar una reforma `per se`. Lo que queremos es tener una propuesta constructiva», sentencia.

  REVERTIR «ASPECTOS LESIVOS» SIN TOCAR EL DESPIDO

   En este sentido, el responsable económico del Comité de Estrategia en Ferraz cita en entre estos «aspectos más lesivos» aquellos que permiten empeorar las condiciones de subcontratación, una prevalencia condicionada del convenio sectorial, «reequilibrar» la negociación colectiva y limitar «la posibilidad de la modificación unilateral de las condiciones contracturales por parte de los empresarios si se dan condiciones técnicas».

   No así modificar las condiciones de despido, ni tampoco abaratarlo, como acusa Unidas Podemos, que cita la propuesta del hoy Gobierno en funciones para desarrollar un modelo de `mochila austriaca`. Fuentes matiza que esa propuesta se limita a decir «que se va a estudiar la posibilidad técnica» y que «no hay más recorrido que ese».

  «CLÁUSULAS DE DESCUELGUE ADECUADAS»

   Sí se contempla revertir algunas facilidades otorgadas al empresario en la reforma laboral para cambiar condiciones salariales o de jornada en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores. «Todo eso pensamos que debe revertirse porque debilita la simetría en las relaciones laborales entre empleador y empleado», explica.

   Respecto a la negociación colectiva, el PSOE apuesta por introducir «cláusulas de descuelgue adecuadas» en favor de la protección del trabajador, pues argumenta que «en las muy grandes empresas los convenios suelen ser más protectores para el trabajador que en el resto del sector», y por ello anima a «buscar el punto virtuoso» con «cláusulas de descuelgue que se apliquen a la parte del tejido empresarial que es más vulnerable».

   Otra de las propuestas socialistas de cara a esta próxima negociación es «simplificar» el número de contratos para reforzar la causalidad de la temporalidad. «Proponemos simplificar todo este número de contratos actuales: unos fijos y temporales o fijos-discontinuos en algunos casos, pero siempre sujetos a condiciones que justifiquen el recurso a la temporalidad», asevera.

  LA «GRAN DIFICULTAD», LA NECESIDAD DE ACUERDO

   En todo caso, el responsable económico del Comité de Estrategia del PSOE señala que «la gran dificultad o el principal desafío» para poder plasmar todas estas propuestas es la necesidad de un acuerdo con sindicatos y patronal.

   Así, considera que «el principal problema» en las últimas reformas de pensiones y laboral es que esos cambios no fueron «fruto del diálogo social». «Si tienen vocación de perdurar, y es la intención, (esos cambios) deben tener un fundamento que vaya más allá de 176 diputados», sostiene.

   De igual forma ve esta condición de cara a la reforma del sistema público de pensiones, pues cree que «cualquier acuerdo fuera del Pacto de Toledo no va a durar». «Si no, pasará como la última reforma del PP, que no ha dado fruto. Tiene que ser fruto de todos los agentes implicados», reflexiona.

  SEPARACIÓN DE GASTOS Y AUMENTAR LOS RECURSOS PARA PENSIONES

   En materia de pensiones, y para garantizar unos ingresos suficientes, Fuentes avala una «clarificación» de las fuentes de financiación para que la Seguridad Social no financie prestaciones no contributivas, pero también su propio coste de funcionamiento, y que las cotizaciones se limiten a pagar las propias pensiones.

   En todo caso, cree que para enfrentar las mayores tensiones que encara el sistema, con la jubilación de la generación del `baby boom` «la solución pasa por dotar a las Administraciones de más recursos». «Podemos empeñarnos en diseñar las reformas paramétricas más sofisticadas y refinadas, pero con ingresos del 38-39% del PIB va a ser difícil», asegura.

   Por ello, anima a abandonar «el vagón de cola» de recaudación tributaria de la eurozona e iniciar «una senda razonable» para elevar el peso de los ingresos tributarios y así «que el sistema sea estructuralmente sostenible y que las cuentas también lo sean».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here